El Rincón del Turista

El Rincón del Turista
José Miguel Balcera Barrero

martes, 2 de mayo de 2017

PREMISAS BÁSICAS PARA UNA ACTIVIDAD TURÍSTICA EXITOSA

Cuando llegamos al destino turístico seleccionado para disfrutar de nuestro merecido momento de ocio, relax y desconexión de nuestro habitual de residencia o trabajo, sin olvidar otras otros motivos, comenzamos a disfrutar de una oferta enfocada a satisfacer diferentes necesidades para la amplia segmentación que un destino turístico puede albergar, dependiendo la misma del enclave seleccionado.

Detrás del producto / servicio final, el cual disfrutamos los visitantes, se haya un amplio y exhaustivo sistema de planificación, diseño y ejecución de una cada vez más larga oferta turística, para satisfacer aun turista cada vez más exigente, informado y deseoso de vivir experiencias inolvidables.

La necesidad de establecer y mantener un sólido sistema gestión en todas y cada una delas empresas turísticas ubicadas en cada destino, así como la gestión general del destino, requiere partir de unas premisas básicas que aseguren una correcta trayectoria hacia el progreso, hacia la excelencia y hacia la creación de una imagen en la mente del consumidor turístico.

Premisas básicas para el desarrollo turístico

Concienciación: cuando hablamos de turismo, estamos ante un sector que aporta a nuestro país la generación de importantes niveles de divisas, representando para el PIB un porcentaje bastante atractivo, el cual va en alza según los últimos datos suministrados por el INE (+ 2,9 % en 2014). España recibió en 2016 más de 75 millones de turistas internacionales, siendo los segmentos internacionales de mayor volumen en número de turistas Reino Unido, Alemania y Francia. 

 Práctica  de una actividad turística sostenible: el uso y disfrute del destino turístico debe estar unido de forma indisoluble a la práctica de un desarrollo sostenible, satisfaciendo las necesidades actuales sin comprometer los recursos y posibilidades de futuras generaciones.

Nos encontramos ante una de las premisas más importantes, ya que el cuidado y el compromiso de cuidar el medio ambiente depende de todos nosotros, tanto por parte de la oferta como de la demanda.
Demostrar este compromiso queda reflejado en la aplicación de sistema de gestión medioambiental, representado con la expedición de certificaciones, siendo una de las más conocidas la ISO 14001.

Distintivo de Calidad: son múltiples las aproximaciones al concepto de calidad, pero podemos efectuar una definirla en líneas generales como el nivel de adecuación del producto turístico a las especificaciones con las que fue diseñado, todo ello unido al juicio del consumidor sobre la excelencia del producto turístico sobre otro.

La importancia de la calidad para la creación de una imagen sólida en la mente del consumidor queda reflejada en multitud de certificaciones adquiridas por empresas turísticas sobre la gestión de la calidad. Resaltar la ISO 9001 y la Q de calidad turística expedida por el Instituto de Calidad Turística Española (ICTE).

La calidad va unida a progreso y la adquisición de estándares y niveles superiores al esperado por el turista asegurará un adecuado sistema de gestión de destinos turísticos, siempre posicionando al cliente como principal protagonista de toda experiencia.

La satisfacción del cliente y su fidelización muestran el nivel de la calidad utilizada en la prestación de cada uno de los productos y servicios ofrecidos en una oferta cada vez más dinámica, diversificada y adaptada a las tendencias.

Creación de experiencias: cada vez quedan más lejos aquellos años del boom del turismo de masas, donde el turista disfrutaba de una oferta poco diversificada y limitada básicamente al binomio sol-playa. Con el paso del tiempo, el auge de nuevas tipologías turísticas, unido a la constante aparición de tendencias conductuales, ha originado una entrada del turismo en el siglo XXI con una clara denominación: TURISMO EXPERIENCIAL.

El turista del siglo XXI es un consumidor informado, exigente, innovador, deseoso de vivir in situ y en primera persona un amplio abanico de experiencias en el destino turístico seleccionado para la realización de su actividad turística, por lo que todo destino tiene que establecer una clara orientación a la creación y prestación de experiencias, marcando la diferencia y ofreciendo la fórmula I+D+i de una manera estructurada, constante y enfocada en todo momento al visitante, ya sean turistas o excursionistas

Adaptación a las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación: actualmente, quien no está en Internet está invisible en el mercado turístico, ya que el vertiginoso desarrollo de internet ha incitado la aparición de innumerables posibilidades para la planificación turística.

Desde el reciente comienzo del siglo XXI, el sector turístico ha ido introduciendo un término que cada vez está adquiriendo más peso en su desarrollo socio-económico: los "Medios Sociales" o "Social Media", plataformas de comunicación en línea donde el contenido es creado por los propios usuarios mediante el uso de las tecnologías de la Web 2.0, que facilitan la edición, la publicación y el intercambio de información.

Por ello, surge la figura del "Comunity Manager", profesional responsable de construir, gestionar y administrar la comunidad online alrededor de una marca en Internet creando y manteniendo relaciones estables y duraderas con sus clientes, sus fans y, en general, cualquier usuario interesado en la marca.

Sus principales funciones van desde la creación de contenido atractivo y de calidad, decidir cuál es la mejor hora para publicar el contenido hasta monitorizar todas las publicaciones y novedades de su sector, pasando por seguir y monitorizar sus propias publicaciones o crear relaciones estables y duraderas con los fans para conseguir involucrarlos comercialmente con la empresa para la que trabaja.

El visitante ha ido evolucionando en paralelo al desarrollo de los medios sociales, adquiriendo un carácter comunicativo con el paso de las décadas, siendo uno de sus principales objetivos el compartir sus experiencias con el mundo a través de las infinitas redes sociales que las NNTT han ido introduciendo en el sector.

El turismo elitista de mediados del siglo XX, cuyo principal cometido era pasar unos días de vacaciones en un lugar "saturado prematuramente" debido a la escasez de una oferta diversificada, siendo el único recuerdo de la experiencia vivida lo contemplado visualmente o una fotografía revelada con posterioridad a la realización del viaje, ha ido cambiando progresivamente hasta la actualidad con una segmentación que se aleja a la del auge.

Hoy en día, el imparable avance de internet como líder de comunicación, permite hacer un seguimiento a tiempo prácticamente real de las experiencias turísticas con una geolocalización exacta, como por ejemplo Facebook, Twitter o Instagram.

También se ha avanzado muchísimo en la forma de planificar y realizar un viaje, siendo internet uno de los canales más demandados para la organización, contratación e información sobre el destino a visitar, gracias a numerosos turoperadores que ofrecen al cliente una oferta más que diversificada y competitiva para la elección de su "experiencia".

Dinamización: todo destino turístico pasa por un ciclo de vida, el cual consta de varias fases: descubrimiento, inicio, desarrollo, consolidación, estancamiento y declive.

Una adecuada estrategia dinamizadora resulta crucial para el loable desarrollo turístico, ya que nos encontramos ante un sector dinámico y en constante cambio, de ahí la necesidad de mantener una oferta diversificada y orientada al cambio de tendencias y patrones conductuales del cliente.

La figura del Plan de Dinamización Turística inyecta una dosis revitalizadora a los destinos turísticos, ya que se produce una reestructuración y mejora de la oferta de entidades locales, normalmente en colaboración con las administraciones públicas que competen en la zona del ámbito de actuación.

Investigación, Desarrollo e Innovación: estar a la vanguardia en los modelos de conducta del mercado y en la cúspide de la innovación y del desarrollo resulta vital para un adecuado sistema de gestión, por lo que la gestión de proyectos de innovación, de investigación y de desarrollo debe estar presente en todo momento en toda entidad, ya sea pública o privada que gestione la actividad turística.

TODA ACTIVIDAD DEBE FORMAR PARTE DE UN ADECUADO:
SGD (Sistema de Gestión de Destinos): nos encontramos ante un conjunto de sistemas, funciones, procesos y tecnologías que permiten obtener, procesar, transformar y distribuir la información en forma de conocimiento en los diferentes formatos con el objetivo de conseguir una adecuada gestión del marketing, de la promoción, así como de la venta de un destino a través de cuantos canales sean necesarios.
Estructura:
  •  Plan de Marketing del Destino
  •  Enciclopedia de contenidos
  • Portal Turístico y de Congresos
  • Aplicaciones Travel 2.0
  • Tienda Virtual
  • Motor de Reservas
  • Sistema de Fidelización
  • Help Desk Turístico
  • Gestión delos Servicios de la Información
  • Sistema de Gestión de la Calidad


Presentación: José Miguel Balcera Barrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario