El Rincón del Turista

El Rincón del Turista
José Miguel Balcera Barrero

lunes, 6 de marzo de 2017

EL PAPEL DEL APRENDIZAJE Y SU RELACIÓN CON LA PSICOLOGÍA TURÍSTICA

El ser humano protagoniza un constante proceso de aprendizaje a lo largo de su vida, el cual desarrollará progresivamente su inteligencia, siendo necesario establecer unas pautas de aprendizaje para un correcto desarrollo de la misma, jugando un papel primordial la psicología.

La psicología es la madre de todas las ciencias, de ahí a que su papel sea vital para poder entender el comportamiento del ser humano y para inducir al desarrollo de ciertos patrones conductuales. Para algunas personas compleja, para otros de extrema utilidad, para otros tantos indiferente, estando de cualquier modo presente en nuestra vida diaria.

El turismo se vale cada vez más de esta ciencia para conseguir el loable desarrollo de una gestión que está condicionada totalmente por el comportamiento del visitante, el cual actuará de una manera u otra atendiendo a la manera en que adquiere su aprendizaje.

A continuación se exponen varias formas de aprendizaje que determinarán el nivel emocional del visitante, siendo importante resaltar en qué fase del proceso de uso y disfrute de la oferta turística:

Aprendizaje implícito

Nos encontramos ante un tipo de aprendizaje presente en aquellos sujetos que no tienen claro cómo van a satisfacer la necesidad turística que les ha surgido, siendo la oferta un mero escaparate de opciones que por ahora no se ajustan a sus necesidades.

El visitante adquiere un alto volumen de información de manera no intencionada en la mayoría de las ocasiones, no siendo consciente habitualmente de lo que aprende, ya que la oferta es divisada como un “bombardeo” de información sin tener claro lo que se quiere.

¿Qué ocurre con este tipo de aprendizaje en el la fase previa al inicio del proceso de decisión de compra? El consumidor sin darse cuenta va aprendiendo sin apenas darse cuenta de las diversas opciones de uso y disfrute de la oferta turística, pudiendo generarse paralelamente a este aprendizaje la aparición de una necesidad concreta a satisfacer.

Aprendizaje explícito

Pues bien, el visitante ya tiene claro lo que desea, por lo que llega el turno de una lección magistral específica por parte de la oferta turística, ya que el consumidor es consciente de que el aprendizaje a partir de ahora estará directamente relacionado con la necesidad a satisfacer.

La curiosidad será la sensación más característica del visitante en este tipo de aprendizaje, ya que se interesará cada vez más por esa oferta que tanto le ha llamado la atención, por lo que la búsqueda de información sobre el destino, sobre su tejido empresarial y sobre la oferta en general del mismo, de convertirá en premisa básica de desarrollo conductual.

Es en este momento cuando la oferta debe poner en marcha las habilidades de su inteligencia emocional, todo ello con el fin de dar un paso más y estrechar lazos de unión con el principal protagonista: el cliente.

Aprendizaje emocional

El inicio de la contratación de la oferta turística implica el comienzo de emociones en el visitante, el cual está ansioso de cubrir sus expectativas, pero a la vez dudoso de si su elección ha sido la correcta.

El seleccionar la opción correcta influirá positivamente en la mente del consumidor, así como en su estado de ánimo, ya que su inminente aventura turística está por llegar. Además, este aprendizaje forja sólidamente el desarrollo de la cultura viajera, la cual aportará a cada persona que la experimente innumerables beneficios de desarrollo personal y cultural.

Aprendizaje observacional

Una vez el visitante llega al destino, comienza el aprendizaje observacional in situ, el cual se caracteriza por un ciclo de adquisición de conocimientos en el cual intervienen dos sujetos: el activo (oferta) y el pasivo (demanda). 

En esta fase de aprendizaje se debe ser cauto con la información suministrada al visitante, ya que de la gestión y difusión de la misma dependerá en gran medida la satisfacción y el posterior nivel de fidelización de nuestro cliente.

Premisas básicas a tener en cuenta:

. Posicionar al cliente como principal protagonista en todo momento.
. Hacer partícipe al visitante de su importancia en todo el desarrollo de la oferta turística.
. Generar sinergias de interacción con el visitante en todo momento, ya que ello le hará ver su importancia

Aprendizaje experiencial

La finalización de las emociones vividas antes y durante el uso y disfrute de la actividad turística continúan a posteriori, con la diferencia de que las mismas se van asentando en la mente del consumidor y van generando las experiencias. Este aprendizaje desencadena en la conocida socialización post-viaje, en la cual podremos divisar y evaluar si el nivel de satisfacción del visitante ha sido cubierto o no, debiendo cada destino y cada empresa sentir que camina y avanza por la senda del progreso si ese nivel de satisfacción del cliente es superior al esperado.

 Presentación: José Miguel Balcera Barrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario