El Rincón del Turista

El Rincón del Turista
José Miguel Balcera Barrero

lunes, 16 de enero de 2017

LA IMPORTANCIA DE UNA CORRECTA ACTUACIÓN EN LA FASE DE ESTANCAMIENTO DEL DESTINO TURÍSTICO

Todo destino turístico pasa por una serie de etapas a lo largo de su vida, pudiéndose contemplar una evolución gradual del mismo atendiendo a diversos factores como: llegadas, infraestructuras, marketing, actuaciones público-privadas para un loable desarrollo territorial turístico o la evolución de la concienciación sobre la importancia que el turismo supone como eje de desarrollo económico para el destino.

Es conveniente recordar que todo desarrollo debe ir de la mano de la sostenibilidad, ya que la preservación del medio donde se realiza la actividad turística debe ser una premisa básica de desarrollo para salvaguardar su continuidad posterior. Así pues, realizamos un breve resumen sobre el ciclo de vida de todo destino turístico, haciendo especial hincapié en la fase de estancamiento, la cual es seguida por la de declive, por lo es necesario un rejuvenecimiento del destino para no consumar la última fase.

Ciclo de vida del destino turístico

Fase de exploración. En esta primera etapa no existen turistas como tal, estando protagonizada más bien por exploradores que encuentran un lugar nuevo, el cual es objeto  de su interés, o que es hallado por casualidad.

Fase de Implicación. Continúan las llegadas al destino, aunque de manera gradual y no en masa, tomando la población residente concienciación sobre la importancia que aportaría una adecuada gestión turística de la zona.

Fase de desarrollo. En esta tercera etapa se produce un crecimiento considerable de la demanda, ya que entra en juego el marketing, estableciéndose una segmentación y una atracción de turistas gracias al diseño de una oferta atractiva y que despierta la curiosidad por disfrutar de un entorno prácticamente nuevo desde el punto de vista turístico.

Fase de consolidación. El destino ya es conocido por amplios segmentos de demanda, siendo el crecimiento de la misma bastante considerable , aunque de menor intensidad, todo ello acompañando por varios condicionantes: oferta obsoleta, desgaste de infraestructuras, la no adaptación a las nuevas tendencias o la falta de correctas acciones dinamizadoras en nuevos atractivos.

Fase de estancamiento. Llegamos a una etapa crítica en la vida del destino turístico, ya que de su correcta gestión dependerá su supervivencia o su declive inminente. Resulta difícil mantener una demanda sólida y fiel, ya que el destino se encuentra "tocado" por no ofrecer nuevas alternativas para su uso y disfrute, diferentes a las establecidas en las anteriores fases. "INNOVAR O MORIR".
Valencia, España
Así pues, en esta fase entra en juego una necesaria actuación público-privada que inyecte una dosis revitalizante al destino para convertirlo en un lugar renovado y que atraiga a esa demanda insatisfecha, pudiéndose establecer diferentes líneas de actuación, destacando:
  • Planes de Marketing. Resulta de vital importancia gestionar el marketing del destino, ya que de su correcto desarrollo dependerán las posteriores relaciones de intercambio entre el consumidor y las empresas turísticas de la zona, traducido todo ello en dividas y en atracción.
  • Planes de Competitividad. Con el paso del tiempo, cada vez un mayor número de destinos ha entendido la importancia que conlleva el desarrollo turístico para el mismo, por lo que asistimos a una competencia cada vez más acusada, debiéndose ser la diferenciación una de la principales estrategias genéricas de marketing a seguir.
  • Planes Integrales de Turismo para impulsar la competitividad de empresas y destinos turísticos en un horizonte temporal determinado.
  • Planes estratégicos de turismo con un claro establecimiento de objetivos de crecimiento y adaptación a conseguir por parte de los destinos turísticos.
  • Planes de Dinamización del Producto Turístico, con el principal objetivo de impulsar el valor de productos turísticos específicos, para adaptarlos así a un dinamismo marcado por la constante aparición de tendencias.
  • Establecimiento de indicadores de sostenibilidad para poder establecer una adecuada:
  • Implantación de estrategias de turismo sostenible.
  • CONCIENCIACIÓN sobre la importancia del turismo por parte del sector público-privado.
Fase de declive. La última fase se consolida si no se realizan las actuaciones oportunas para que el destino rejuvenezca, produciéndose en esta fase un declive de llegadas y una gestión que puede resultar insostenible para el destino.

Características del Ciclo de vida del producto turístico

Presentación: José Miguel Balcera Barrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario