El Rincón del Turista

El Rincón del Turista
José Miguel Balcera Barrero

lunes, 28 de noviembre de 2016

LA ACTIVIDAD TURÍSTICA COMO FACTOR DE DESARROLLO EMOCIONAL EN EL VISITANTE

Aunque el desarrollo de la actividad turística tuvo su "boom" en la década de los 50 del siglo XX, desde la antigüedad clásica podemos apreciar un tímido desarrollo que ha ido evolucionado cada vez más hasta convertirse en un sector de referencia en cuanto a dinamismo y diversificación.

La consideración de la actividad turística como un derecho en vez de un privilegio ha ido cambiando unos patrones conductuales en la mente del visitante que han ido dando como resultando una transformación abismal en la percepción del turismo.
La OMT (Organización Mundial del Turismo) define el el turismo como: "actividades que realizan las personas durante sus viajes y estancias en lugares diferentes al de su entorno habitual de residencia o trabajo, por un período consecutivo inferior a un año, con fines de ocio, negocio u otros, cuando el motivo principal del viaje no sea el de ejercer una actividad remunerada".

¿Qué beneficios aporta para el visitante (turistas y excursionistas) la práctica de la actividad turística?

Enriquecimiento cultural

 La cultura de cada destino supone uno de los ejes centrales del desarrollo de la actividad turística, ya que gracias a esa seña de identidad, el visitante puede impregnarse de la esencia cultural del lugar seleccionado para su visita.

Actualmente, el visitante busca sentirse como un habitante más del destino durante su visita, participando y disfrutando activamente en su lugar seleccionado, donde historia, patrimonio, cultura, gastronomía y diversidad se unen para ofrecer la posibilidad al visitante de sentirse como un miembro más de la sociedad que lo recibe temporalmente.

A la vuelta de su viaje, el visitante ha aprendido innumerables cosas del lugar que ha visitado, lo que da como resultado un aumento de su cultura general y específica sobre el lugar en cuestión del que ha disfrutado y al cual volverá si considera que le quedan cosas por descubrir.

Enriquecimiento emocional y experiencial

 En paralelo al desarrollo del turismo ha ido evolucionando en la mente del visitante una idea clara, que no es otra que vivir emociones y experiencias inolvidables en el destino. 

Cada vez queda más lejos la limitación del binomio sol-playa en destinos saturados y maduros prematuramente con el inicio del turismo de masas, todo ello debido a una oferta poco diversificada y concentrada en enclaves territoriales exclusivos. 

Al fin y al cabo, el visitante puede llevarse un souvenir, un recuerdo físico del lugar, pero lo que realmente marcará su paso por el lugar serán las experiencias vividas in situ y en primera persona, las cuales generarán en su mente una sucesión de emociones experienciales que solidificarán la percepción su particular aventura.

Derogación de falsos mitos 

Exclusividad. Al inicio del desarrollo del turismo, la práctica de la actividad se reservaba para segmentos de demanda de un alto poder adquisitivo, rompiéndose dicha idea con la explosión del turismo de masas, donde la actividad turística empieza a ser disfrutada por status sociales de diferente rango económico. El auge del "Grand Tour" de mediados del siglo XVII marcaría un antes y un después en la realización de viajes turísticos.
El turismo se limita a pasar un período de tiempo en zonas costeras. Como se ha expuesto, el binomio sol-playa fue la tipología predominante en el inicio del turismo de masas, adquiriendo la consideración de opción para el uso y disfrute dentro del gran escaparate de productos y servicios que no para de crecer en el sector turístico en la actualidad.

Adhesión a las nuevas tribus viajeras

 Estamos asistiendo al desarrollo emergente de diversas tribus y clanes que protagonizan en la actualidad una importancia considerable en el desarrollo turístico a nivel nacional e internacional.

Millennials, clanes mundiales, profesionales independientes, ejecutivos internacionales, son algunos microsegmentos de demanda caracterizados por un uso particular y exclusivo de la actividad turística, evolucionando algunos a segmentos sólidos y que generan importantes montantes económicos al gasto turístico de países de todo el mundo.

Adquisición de una adecuada concienciación sobre la importancia que el turismo supone para una región

Todo turista que llega al destino seleccionado, dependiendo del destino en cuestión, puede apreciar la adaptación del mismo para la práctica del turismo, desde establecimientos hoteleros, de restauración, hasta servicios de ocio complementario, pasando por oficinas de información turística, centros de interpretación o museos entre otros lugares.

Establecimiento de relaciones sociales

Algunos destinos turísticos turísticos se caracterizan por albergar a turistas y residentes de una amplia variedad étnica, lo que supone una oportunidad loable para el intercambio de patrones conductuales, de costumbres, valores, creencias y percepciones de un conjunto de culturas que se fusionan por un tiempo y que ofrecen un valor añadido a la cultura autóctona del destino en cuestión.

La tolerancia y el respeto adquieren una vital importancia, ya que la libertad de expresión, ya sea cultural o personal, supone la base sobre la que construir un sólido sistema de intercambio social y cultural.











Fuente: Elaboración propia
Presentación: José Miguel Balcera Barrero

miércoles, 16 de noviembre de 2016

FACTORES PSICOLÓGICOS INFLUYENTES EN EL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR TURÍSTICO

Anteriormente se publicó una entrada sobre el proceso de decisión de compra del consumidor, centrándonos en esta ocasión  en algunos factores psicológicos que influyen en el comportamiento del consumidor, destacando cuatro:
  • Motivación
Fuerza impulsora que empuja ala acción, provocada por un estado de tensión debido a una necesidad insatisfecha pendiente de ser cubierta.

La motivación ocupa un puesto predominante en el comportamiento del consumidor, dado que representa un estado interno que impulsa a una persona a actuar de un modo determinado para satisfacer una necesidad.

Una de las teorías de la motivación más reconocidas en la actualidad es la jerarquía de las necesidades desarrolladas por Maslow, el cual clasifica las motivaciones en cinco niveles de importancia (estudio sobre dicha teoría ya publicado en el blog del observatorio):
  1. Necesidades fisiológicas.
  2. Necesidades de seguridad.
  3. Necesidades sociales.
  4. Necesidades de estima.
  5. Necesidades de autorrealización.
  • Percepción
Es la forma en que los seres humanos captan el mundo que les rodea a través de sus sentidos, pudiéndose definir como el proceso por el cual un individuo selecciona, organiza e interpreta los estímulos que recibe de su entorno.

 
La percepción se relaciona con un aspecto personal de interpretar y de dar sentido a los estímulos que provienen del exterior y a los que se está expuesto, aplicándose la percepción selectiva por parte del consumidor (el individuo presta atención a determinados estímulos y rechaza otros debido a la cantidad de información que le proviene del entorno).
  • Aprendizaje
El aprendizaje es un cambio relativamente permanente de la conducta a causa de la experiencia, siendo entendido en marketing como un proceso por el cual un individuo adquiere el conocimiento y la experiencia de compra y de consumo que aplica a futuros comportamientos.

Así pues, la compra de un producto por parte del consumidor puede traer consecuencias positivas o negativas para el mismo, ya que reflejarán en su comportamiento posterior a través de la repetición o el rechazo a realizar esa misma acción.

Se suelen señalar cuatro elementos básicos que intervienen en el proceso de aprendizaje:

--   Motivación: estímulo para el aprendizaje que activa al individuo aumentando su disposición a responder.

--   Claves: estímulos concretos que permiten dirigir los impulsos de las personas para satisfacer sus expectativas.

--   Respuesta: forma en al que el individuo reacciona frente a las claves o situaciones del estímulo.

--   Refuerzo: probabilidad de que una persona de que un consumidor de una respuesta que se repita en el futuro.

A través del aprendizaje se pueden adquirir:
  • Creencias y actitudes
Una creencia es un pensamiento descriptivo que una persona tiene sobre algo en concreto, estando los responsables de marketing especialmente interesados en dichas creencias para elaborar una sólida imagen de marca que induzca al consumo.

Una actitud es una predisposición aprendida para responder de una manera consistentemente favorable o desfavorable a un objeto o idea y el sentimiento y la tendencia hacia ello que tiene una persona de forma relativamente estable.

Componentes  del concepto de actitud:

-   Componente cognitivo. Reúne el conocimiento de la persona sobre un objeto determinado a través de sus percepciones adquiridas por la experiencia directa y por las informaciones que recibe de distintas fuentes.

-   Componente afectivo. Emociones y sentimientos de un individuo hacia un objeto determinado, a través de los que realiza su evaluación en un sentido favorable o desfavorable.

-   Componente conativo o de voluntad. Se refiere a la tendencia o inclinación de una persona a emprender una acción ante el objeto en cuestión.

Aún así, la relación entre los conceptos de actitud y comportamiento es difícil de establecer en cuanto que existen otras razones que afectan a esta relación, influyendo también algunos factores determinantes del destino por ejemplo, que afecten a esa capacidad de gestión de dichos factores.
 
 
Presentación: José Miguel Balcera Barrero.

martes, 15 de noviembre de 2016

NUEVOS SEGMENTOS DE DEMANDA TURÍSTICA: "EL TURISTA COSMOPOLITA"

Si nos paramos a realizar una visión general sobre la motivación a la hora de visitar España por parte de turistas extranjeros, sin olvidar también a los turistas nacionales, por supuesto, llegamos a la conclusión que motivaciones existen muchas, pero cada vez más van surgiendo nuevas, específicas y dependiendo del grado de las mismas, se pueden convertir en "exclusivas".
 
El turista cosmopolita se caracteriza por su apertura hacia lo nuevo, por su curiosidad ante lo desconocido, estando siempre orientadas sus expectativas hacia la calidad.
 
 
Nos encontramos ante unos consumidores acomodados, de estatus sociales elevados normalmente, los cuales están informados al detalle de su lugar de visita, aunque están deseosos de vivir nuevas aventuras y experiencias, conociendo "algo diferente", auténtico de un destino.
 
En definitiva son amantes de la cultura, seña de identidad de un territorio, teniendo como objetivo transmitir este respeto y esta cultura a las generaciones posteriores.
 
España es el destino lider de Alemania, generando un 15 % de cuota de mercado en viajes al extranjero, pero tiene aún mucho camino que recorrer para alcanzar una demanda superior para acercarse a los principales países receptores de estos visitantes como Italia, Austria, Francia y Reino Unido, ocupando España un quinto puesto.
 
La edad media de este tipo de turista es de 43 años, siendo uno de sus objetivos principales, aparte de disfrutar de la cultura (el 68 % visita lugares de interés cultural), de la naturaleza y de la gastronomía, establecer una comercialización de España para otros "posibles turistas cosmopolitas" que decidan conocer nuestro país.
 
 Los canales de comercialización son, tanto online como offline, siendo el uso de Internet una acción muy frecuente por parte de este segmento de demanda. Además, la experiencia es fundamental para la reputación del destino y la repetición del viaje”.

José Miguel Balcera Barrero

sábado, 12 de noviembre de 2016

DIFERENTES PERFILES DEL VISITANTE EN EL SECTOR TURÍSTICO

Como cualquier consumidor, el cliente turístico acude a un establecimiento esperando recibir un servicio profesional, una dedicación por parte del profesional turístico amoldada a su interés, todo ello complementado con una atención personalizada.
 
Antes de establecer cualquier vínculo comercial entre el cliente y el vendedor tenemos que tener en cuenta que el cliente siempre va ir con unas expectativas autogeneradas y que necesita cubrir , con el fin de satisfacer sus objetivos.
 
Así pues, pasamos a enumerar algunos perfiles de clientes turísticos:
 
  • Cliente impulsivo. Nos encontramos ante un cliente que interrumpe el desarrollo de la labor del profesional turístico, mostrándose nervioso, carente de paciencia e intranquilo. La posición del profesional debe ser de calma, no entrando a formar parte de una espiral de discusión sobre algún aspecto de la exposición, intentando que el desarrollo de la conversación no sea largo e ir cerrando puntos completos.
  • Cliente precavido. En esta ocasión observamos a un cliente que ejecuta acciones lentas y cuidadosas, pacientes y dispuesto a un diálogo ameno. Aunque no toma decisiones precipitadas, acepta escuchar la argumentación del profesional turístico sin interrupciones, tras lo cual reflexiona y toma decisiones, resultando vital el conocimiento de la información suministrada por parte del profesional.
  • Cliente suspicaz. Resulta difícil descubrir los pensamientos de estos clientes, estando siempre a la defensiva, dando la impresión de estar a la defensiva en todo momento por malas experiencias comerciales en el pasado. El profesional debe tratarles con una psicología adecuada, generando un clima de confianza y prestando atención en todo momento a las condiciones que le prestamos, demostrando lo que decimos en vez de impresionar con ejemplos de otros clientes satisfechos.
  • Cliente positivo. La capacidad de esta tipología de cliente es total, estando sus acciones marcadas en todo momento por la positividad, en la confianza a sus valores. Realiza preguntas sobre el tema tratado sin divulgar sobre los términos de la conversación, siendo tarea del profesional prestar atención a sus palabras, sin entrar en discusiones incoherentes y sin sentido, fomentando la formulación de preguntas para que el cliente realice preguntas con el objetivo de ofrecer explicaciones.
  •  Las pateadoras. La presencia de este tipo de clientes podemos encontrarlo a menudo en los viajes combinados, acostumbran a ser mujeres, procedentes normalmente de zonas rurales o pequeñas ciudades, con la motivación principal de realizar un viaje organizado  a un precio económico y un soporte logístico sobresaliente. Aportan negatividad al grupo, ay que siempre quieren ir por su cuenta, a su aire, con una escala de valores diferente a la del turista medio. El profesional debe suministrarles la información que requieran en todo momento y evitar que provoquen un efecto arrastre de otras personas.
  • Cliente Indeciso. La imprecisión y la actitud dubitativa caracterizan a este tipo de cliente, el cual no pone reparos ante la información ofrecida, sin encontrar el momento adecuado para tomar una decisión. Realiza un minucioso estudio de ventajas e inconvenientes sobre el servicio a contratar, no debiéndose forzar el profesional demasiado la posibilidad de decisión, tratando de ser pacientes ante la toma de decisiones.
  • Los sabelotodo.  Son personas que quieren demostrar a toda costa sus conocimientos para dar a entender su cultura viajera, formulando preguntas con respuesta incluida. La mejor política por parte del profesional hacerse aliados de ellos, ya que resulta imprescindible avalar su vanidad para caerles bien. La actitud del profesional ante un exceso de protagonismo en dejarles hacer, siendo ellos mismos los que se autodescalifican.
  • Los profesionales de la reclamación. Nos encontramos ante personas negativas, que siempre buscan defectos antes que valoración, con clara tendencia al liderazgo, necesitando un público que alabe sus contestaciones. En el momento en que un problema aparezca, tienen perfectamente estructurada una lista de irregularidades cometidas desde el inicio de la actividad turística según ellos. La actitud del profesional turístico debe estar encaminada a ofrecerles cierto nivel de importancia, alabar su vanidad usando en todo momento el sentido del humor.
  • Los extrovertidos (dotes innatas para el liderato). Estamos ante personas felices, pareciéndoles todo bien, colaborando y aceptando las sugerencias del guía. Utilizando adecuadamente a esta tipología como cómplices, pueden ser buenos animadores, sintiéndose el profesional relajado con ellos.
  • Los introvertidos. Aunque puedan parecer clientes fáciles a simple vista, nos encontramos ante personas que nunca se sabe como están pensando. Un trato correcto y una conversación adecuada es muy importante para hacerles ver su importancia en la experiencia de la actividad turística.
  • Los pesados. También podemos encontrarnos en ocasiones con clientes que extrapolan su vida personal a la realización de la actividad turística, ofreciendo información en exceso al profesional de carácter personal, siendo necesario usar fórmulas educadas y de cortesía para evitar tal situación como por ejemplo comparar las situaciones del cliente con otros del grupo.
 
Presentación: José Miguel Balcera Barrero.

lunes, 7 de noviembre de 2016

ANDALUCÍA, MI TIERRA

La comunidad autónoma andaluza se caracteriza por albergar un potencial turístico que atrae a un amplio porcentaje de la demanda nacional e internacional de nuestro país. Aunque a veces es visible una cierta ausencia del factor dinamizador, es importante destacar la apuesta que Andalucía realiza en la actualidad por el I+D+i turístico, conformándose así un tejido empresarial que tiene que estar concienciado que la mejora continua es la principal baza para un loable desarrollo.
Historia, cultura, sol y playa y un sinfín de fortalezas más conforman una comunidad que brilla con una esencia propia y que muestra a día de hoy la majestuosidad vivida en su protagonismo a lo largo de siglos de historia en episodios y acontecimientos que marcaron un antes y un después en sus tierras. Así pues, el turista experiencial que caracteriza al turismo del siglo XXI tiene un amplio listado de razones para seleccionar Andalucía para disfrutar de la actividad turística, sea cual sea la motivación surgida.
Comenzamos con la Huelva marinera, provincia que ha protagonizado innumerables episodios en la historia andaluza, donde tradición e historia se unen para mostrar la magia que recorre sus tierras desde su sierra hasta acariciar nuestro país vecino Portugal, con el Parque Nacional de Doñana como muestra de su riqueza ambiental.
Huelva
Continuamos con Sevilla, donde majestuosidad y gloria definen a una provincia que fue, es y será eterna, donde cada rincón tiene algo que mostrarnos en unas tierras que transportan al pasado a turistas y residentes. Su giralda , su catedral y su Real Alcázar engalanan un centro histórico donde el "perderse" es todo un privilegio, sobre todo por su barrio de Santa Cruz entre otros muchos.
 Sevilla
Cádiz, la tacita de plata, provincia generadora de un sentimiento especial en quienes pisan sus tierras, las cuales han sido testigo de la evolución dinámica de la historia de España, desde la "Gadir" fenicia hasta la famosa constitución de 1812, "La Pepa", pasando por una eterna tradición ecuestre y vinícola de una provincia acariciada por su bahía.
Cádiz
Córdoba, ciudad merecedora de su patrimonio de la humanidad, donde la cultura musulmana fue caprichosa y vio en sus tierras un encanto especial para el desarrollo de un legado histórico y arquitectónico único, siendo especialmente mágico el pasear por sus estrechas calles de su centro histórico y descubrir un frondoso jardín andaluz cuando menos lo esperas.

Córdoba
Málaga, capital de la Costa del Sol, protagonista de una cultura marinera e histórica bañada por el Mediterráneo. Cuna del boom turístico en territorio andaluz, nos encontramos ante una provincia que sin duda se ha sabido ganar el prestigio que alberga, la cual nos da la bienvenida  a la Península Ibérica.
Málaga
Jaén, tierra de olivos y tradiciones arraigadas de antaño que muestran un patrimonio cultural etnológico inigualable en el mundo entero. Sin duda, una provincia única y digna de admirar, atenuada con su mágica Sierra de Cazorla, cuna donde nace el Guadalquivir para emprender un bohemio recorrido de más de 600 kilómetros por Andalucía, su hogar.
Jaén
Granada, tierra de cultura e historia, la cual ha sido protagonista de episodios singulares que sin duda se han quedado grabados para siempre en las páginas de la historia de nuestro país. Asomarse a su Alhambra o a su Cartuja genera una sensación que sólo puede entenderse in situ.
 Granada
Almería, donde la belleza paisajística, presencia de una tradición agricultora única, unida a la historia, hacen brillar a una provincia con un litoral paradisíaco junto a su Alcazaba, abrazado por el imponente Parque Nacional Cabo de Gata.
Almería
Imaginar una experiencia en Andalucía supone la posibilidad de la generación de infinitos valores añadidos para la misma, ya que nos encontramos ante ocho provincias que jamás dejarán de sorprendernos gracias a la consolidación de cuatro sólidos pilares:
  • Cultura
  • Historia
  • Belleza
  • Gloria
Es difícil trasladar todo lo que Andalucía puede ofrecer a todo visitante que la seleccione como destino receptor, de ahí la necesidad de vivir in situ la magia que esta zona del sur de España puede ejercer sobre el corazón de cada aventurero experiencial.  Siente, disfruta, aprende y sueña despierto simultáneamente, pero no lo olvides, en Andalucía.
"Orgulloso de ser andaluz, ya que nacer en Andalucía es un privilegio".
Fuente: Elaboración propia
Presentación: José Miguel Balcera Barrero