El Rincón del Turista

El Rincón del Turista
José Miguel Balcera Barrero

lunes, 30 de mayo de 2016

PATRIMONIO CULTURAL INMATERIAL EN ANDALUCÍA: FERIA Y FIESTAS PATRONALES DE GERENA EN HONOR A NUESTRA SEÑORA DE LA ENCARNACIÓN

La llegada del mes de Mayo al municipio de Gerena, Sevilla, significa el acercamiento de sus fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de la Encarnación, la cual es esperada con anhelo por toda la localidad para rendir fe hacia una virgen que toca el corazón de todos y cada uno de los residentes y visitantes que disfrutan de su procesión por las calles de Gerena hacia su ermita el último Jueves del mes de Mayo de  cada año y el Domingo de su romería.


La feria comienza con una tradición significativa: la llegada en autobús del "tio del tambor", un señor que marca el inicio de una feria a golpe de sevillana a través de su tambor, el cual es acompañado por las calles del municipio hasta el reciento ferial por una gran multitud de vecinos y visitantes del municipio, donde a golpe de sevillanas se viven 6 días de fiesta.
El último Jueves de todos los meses de Mayo la Virgen de La Encarnación es llevada hasta su ermita acompañada por cientos de vecinos de la localidad y celebrándose una romería en su honor el Domingo de esa misma semana, siendo normal ver numerosas carretas tiradas por tractores, caballistas  y peregrinos a pie acompañando al simpecado.

 La vuelta se produce el Domingo por la tarde con la patrona a la cabeza, llevada por un carro tirado de dos bueyes y paseada a hombros por las calles de la localidad gerenense hasta su iglesia con todos sus romeros detrás de ella con un sentimiento que se entiende viviendo in situ sus fiestas patronales.


La salida de la patrona hacia su ermita el Jueves marca la celebración de una tradición romera de siglos de historia, permaneciendo la imagen titular en su ermita hasta la celebración de la tradicional romería el domingo de esa misma semana con una gran afluencia de fieles y romeros. 
Es importante destacar la historia que alberga esta festividad, la cual desarrollo a continuación:

Cuenta la leyenda que una noche de tormenta un jinete galopaba con su caballo por tierras sevillanas aproximándose al municipio de Gerena, ubicado en la comarca del Corredor de la Plata allá por la época de Al-Ándalus.

A medida que el jinete avanza en su camino de retorno a Gerena, el cielo se tornaba más oscuro y la intensidad de la tormenta se agudizaba, apoderándose el miedo cada vez más del hombre y caballo, los cuales no ven fin al camino, a pesar de ubicarse a unas escasas millas del municipio.

La lluvia sacude y castiga con su fuerza a un caballista que cada vez teme más por su vida y que ha adaptado la plegaría como método de consuelo ante tan hostil situación, siendo su mayor preocupación el avance inminente de un ya incontrolado animal hacia un precipicio próximo que le llevará a una muerte segura. Los rayos van en aumento y el caballo parece ya haber perdido el control por completo, debido al miedo de tan estrepitosa tormenta, siendo su avance ya irregular por un campo anegado por el agua y azotado por la ira de una tormenta sin piedad.

Nuestra Señora de la Encarnación

Cuando está a punto de precipitarse por el barranco, el caballo para en seco sobre el borde como si la calma hubiese llegado de manera espontánea, quedándose el caballista perplejo ante tal acontecimiento que acababa de presenciar en las inmediaciones de la actual zona de Arroyo Molinos.

El jinete se bajó del caballo y se asomó al precipicio divisando una cavidad en una formación rocosa, una de varias, dirigiéndose hacia allí por una causa que no podía explicar, siendo su sorpresa mayúscula al encontrarse dentro con la imagen de Nuestra Señora de la Encarnación, de pie, leyendo el libro de las profecías sostenido en sus manos. Tal fue la fuerza con la que el caballo frenó que dejó marcada una herradura en una piedra, la cual podemos apreciar a día de hoy junto a un azulejo donde se produjo la aparición con un poema del poeta local Garcí Fernández de Gerena.

De vuelta a casa, el hombre cuenta su milagro a su familia, vecinos, trasladándose la información de tal acontecimiento rápidamente por Gerena y por pueblos cercanos, hasta que la imagen de Nuestra Señora de la Encarnación fue trasladada al municipio de Guillena, debido a que su aparición se efectuó en término municipal de su villa.

Aún así, los vecinos de Gerena levantan una capilla (siglo XII y modificada en 1755) en las inmediaciones del lugar de la aparición en honor al milagro ocurrido y por el amor que había despertado la virgen el el corazón de los gerenenses, siendo llevada a Gerena sobre el año 1600 y convirtiéndose en patrona hasta la actualidad, naciendo así una devoción que se ha ido transmitiendo con el paso de los siglos, de generación en generación.

La romería atrae a multitud de peregrinos de localidades próximas a Gerena, convirtiéndose gradualmente en un acontecimiento cada vez más conocido y del cual disfrutan cada vez más devotos en la zona del cortijo El Esparragal, ya que la las tierras donde se ubica la ermita pertenece a dicho cortijo, cedido el terreno donde se ubica el templo religioso bajo un acuerdo simbólico a la Hermandad de Nuestra Señora de la Encarnación.

La actual talla de la patrona de Gerena se realizó tras un incendio que devastó la Iglesia Parroquial de la Purísima Concepción en 1932, donde ardió la antigua imagen, siendo bautizada popularmente por los generenses como "LA CHIQUETITA".


El orgullo de todos los genereros/as queda más que expresado en esta festividad que atrae a un gran número de visitantes de localidades cercanas y de la capital hispalense, posicionándose sin duda su romería como una de las más significativas y con más riqueza histórica y cultural de toda la comarca del Corredor de la Plata.

Ermita de Nuestra Señora de la Encarnación

Cabe destacar que la entrada y la salida de la Virgen de la Encarnación en su ermita se protagoniza por su dificultad, debido a las dimensiones de la puerta, de ahí el mérito de sus costaleros, los cuales introducen el paso de la patrona a pulso hasta el interior del templo hasta su similar salida días después, donde la virgen regresa a Gerena con una espiga en una de sus manos, signo de que ha vivido su tradicional y típica romería rodeado de un cariño y una devoción sin límites.


 Zona de aparición 

Nos encontramos,pues, ante una muestra más que significativa del patrimonio cultural inmaterial que alberga la comunidad autónoma andaluza, especialmente la provincia de Sevilla.

Presentación: José Miguel Balcera Barrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario