El Rincón del Turista

El Rincón del Turista
José Miguel Balcera Barrero

lunes, 26 de diciembre de 2016

5 CONDICIONANTES DE ORO PARA LA SELECCIÓN DE ANDALUCÍA COMO DESTINO TURÍSTICO

España cerró su ejercicio turístico del año 2015 con un total de 68,1 millones de turistas internacionales, cerrándose próximamente el ejercicio 2016 con más de 70 millones. Es importante resaltar si nos centramos en la comunidad autónoma andaluza, pasado año,  9,3 millones seleccionaron Andalucía como destino, comunidad que corona el sur de España, una zona donde majestuosidad y belleza describen a grandes rasgos un territorio donde la gloria de numerosas civilizaciones fueron conformando una historia que marcaría un antes y un después en unas tierras donde se desarrollaron eternos acontecimientos y hechos que serán recordados y conmemorados por siempre.
 
Kilómetros de costa, de sierra, de paisajes paradisíacos y un sinfín de municipios que engalanan 8 provincias que ofrecen a todo visitante un sinfín de emociones que conformarán la generación de experiencias únicas que otorgan al territorio un paulatino posicionamiento entre los principales destinos más demandados en España desde el punto de vista turístico.
 
Existen un gran número de motivaciones generadas para visitar la comunidad autónoma andaluza, aunque existen cinco condicionantes de oro que posibilitan la selección de Andalucía como destino turístico:
  • Clima como factor psicológico en el binomio sol-playa. Andalucía suma más de 300 días de sol al año, condicionante crucial sin duda que establece por sí mismo una extensa segmentación relacionada con el disfrute de la actividad turística en un entorno donde un clima agradable complementa en gran medida la generación de emociones. Está comprobado que el estado anímico está influenciado por la climatología, por lo que el protagonismo que el sol ocupa en tierras andaluzas posibilita en gran medida la conformación de sentimientos traducidos en experiencias.
  • Cultura patrimonial. A lo largo de las 8 provincias que componen la comunidad autónoma andaluza podemos encontrar innumerables rincones donde poder disfrutar in situ de una cultura que brilla con esencia propia, siendo compartida dicha concepción por la Unesco, al realizar la inscripción de varios enclaves andaluces como Patrimonio de la Humanidad, desde vestigios en la capital hispalense hasta la conocida Córdoba, sin olvidarnos de otros lugares como Huelva o Jaén. El patrimonio y la cultura se han convertido, sin duda, en los pilares básicos sobre los que se asienta la actividad turística en una región que nunca deja de sorprender a turistas y residentes.
  • Naturaleza. El paradisíaco entrono rural de Andalucía está desarrollando por sí mismo el auge de tipologías turísticas relacionadas con el medio natural, destacando el turismo rural, el turismo activo, turismo ornitológico, turismo micológico y otras tipologías que cada vez están adquiriendo una mayor importancia, así como la aparición de nuevos perfiles de visitantes que marcan el desarrollo de nuevos segmentos potenciales que pueden protagonizar un papel crucial en tendencias crecientes de gasto turístico y de demanda.
"Si una imagen vale más que mil palabras, imagina tu experiencia en Andalucía".
  • Apuesta por la calidad y por la innovación. El compromiso con la calidad era una asignatura pendiente para gran parte del tejido empresarial andaluz, aunque en las últimas décadas estamos asistiendo al surgimiento de una cultura de calidad por parte de un cada vez mayor número de organizaciones. Así mismo, la apuesta por  una fórmula de I+D+i en las NNTT de la información y de la comunicación,  hace posible la consideración del compromiso que Andalucía muestra hacia su futuro turístico, ya que estar a la vanguardia en un progreso continuo resulta de vital importancia para continuar en la senda de la excelencia y de la adaptación al dinamismo tendencial que caracteriza a la actividad turística.
El ICTE ha realizado las siguientes certificaciones en Andalucía en 2015:
  • Gastronomía. La gastronomía andaluza sin duda se ha convertido en una seña de identidad inequívoca de destinos que apuestan por una cultura gastronómica que cada vez adquiere una mayor importancia en la percepción que el visitante adquiere sobre el lugar visitado. Cada destino deleita a sus visitantes con una amplia variedad de productos autóctonos que forman parte de su esencia, apreciándose el auge de una cocina creativa pero sin olvidar el toque casero y tradicional.
Me gustaría finalizar con estas palabras de Federico García Lorca, poeta andaluz:
 
Sevilla para nacer.
Granada para morir.
Málaga de mis amores,
cómo me acuerdo de tí.
Cádiz es un blanco pañuelo
y un suspiro en la bahía.
Huelva es fandango y bandera
de Aracena a Punta Umbría.
Córdoba es mora y cristiana,
puente de San Rafael.
Almería y sus parrales.
Olivares de Jaén.
Quien reniega de su tierra
debería ser castigado.
Mi orgullo es ser andaluz,
por todos los cuatro costados.
El amor de mis amores,
lo que más quiero en la vida
y ésta es mi tierra señores
y se llama ANDALUCÍA.

 
Presentación: José Miguel Balcera Barrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario