El Rincón del Turista

El Rincón del Turista
José Miguel Balcera Barrero

viernes, 9 de diciembre de 2016

BINOMIO SOL-PLAYA, LA ETERNA TIPOLOGÍA TURÍSTICA

Vacaciones, relax y descanso, palabras que definen a la tipología turística de sol y playa según la gran mayoría de visitantes que deciden seleccionar este consolidado binomio desde el punto de vista turístico para ejercer su particular actividad en un entorno donde el sol y la arena adquieren un protagonismo especial en entorno único.
 
El binomio sol-playa ha estado presente en la oferta turística de nuestro país desde el inicio del desarrollo masivo del turismo, ya que aquella oferta primitiva estaba concentrada sobre todo en zonas de litoral y ofrecía al "nuevo turista" la posibilidad de poder disfrutar, ya no de una opción, sino de un derecho, una actividad turística que apenas estaba empezando a desarrollarse para un amplio abanico de segmentos de demanda. Así pues, dichos segmentos llegan a las zonas costeras cargados de ilusiones, de emociones y de sentimientos ante una actividad nueva, novedosa y merecida, por lo que se consolida una sugestión en la mente del visitante de que las palabras sol y playa se identifican con vacaciones, y , por lo tanto, con turismo.
 
Es increíble poder apreciar en dicha explosión de masas esa consideración limitada sobre el turismo como una actividad destinada al uso y disfrute de un período de tiempo en la playa, todo ello a causa de la simplicidad de la oferta y de su concentración en dichas zonas, ya que, aunque existían otras modalidades en fase de inicio, no tenían el mismo nivel de aceptación y demanda, lo cual iría cambiando progresivamente con el paso de las décadas. Muy pocos turistas se podrían imaginar el nivel de dinamismo y cambio que empezaría a protagonizar el turismo en décadas posteriores hasta convertirse en una actividad desarrollada a golpe de tendencia y donde el ciclo de vida de cada producto/servicio marcará un antes y un después en su uso y disfrute.
 
Actualmente, la tipología de sol-playa se encuentra en fase de madurez, ya que ha superado con éxito todas y cada una de las etapas de su ciclo de vida, aunque también es importante decir que nos encontramos ante una tipología que nunca decaerá y que siempre albergará niveles de demanda bastante significativos, aunque tendrá que revitalizarse para competir con la entrada de nuevas opciones turísticas que vienen pisando fuerte y que atraerán al visitante con exhaustivas acciones psicológicas.
 
Cada verano se produce un movimiento masivo a las zonas de litoral, triplicándose incluso el número de habitantes de determinadas zonas durante dicho período, pudiéndose observar la sólida consolidación del binomio sol-playa desde su inicio con la compra de segundas residencias por parte de un gran número de personas que viven en zonas de interior y en el extranjero. Todo ello conforma un destino que necesita estar a la vanguardia en innovación y desarrollo, ya que el valor añadido es un elemento primordial para uso y disfrute de la experiencia del visitante.
La evolución de llegadas de turistas  durante la época estival a las zonas costeras de España ha mostrado una tendencia creciente durante los últimos años, desde los 24,6 millones del año 2010 hasta superar los 31 millones en el año 2014, suponiendo dichas cifras prácticamente el 50 % del total de llegadas internacionales de todo el año. Únicamente en Andalucía se produjeron unos 6 millones de pernoctaciones durante el mes de Julio del año 2015, siendo la provincia líder Málaga (Costa del Sol con 4,47 días de estancia media), con alrededor de 2,5 millones de pernoctaciones, Cádiz (Costa de la Luz con una cifra de pernoctaciones que superó el millón), con 3,67 días de estancia media, Almería (Costa de Almería con 4,65 días de promedio), superando las 900.000 pernoctaciones, Huelva con una cifra superior a las 600.000 pernoctaciones y con 4,89 días de media y Granada con algo más del medio millón de pernoctaciones y 3,67 días de estancia de manera aproximada durante Julio de 2015.
 
Principales tipologías aliadas con el binomio sol-playa:
  • Turismo de golf
  • Turismo náutico
  • Turismo activo
  • Turismo MICE
  • Turismo de naturaleza
  • Turismo cultural
  • Turismo deportivo
La necesidad de innovar hace que cada destino de litoral se conciencie sobre la obligación de generar una amplia y abierta oferta complementaria y la conexión con otras tipologías turísticas que pueden ser disfrutadas en la zona, ya que dichas opciones permitirán al turista poder disfrutar de una estancia dinámica, divertida y diversificada, por lo que aportará al destino importantes beneficios:
  • Aumento de la estancia media.
  • Aumento de la inversión hotelera, dela restauración y complementaria.
  • Aumento del gasto medio y del gasto total.
  • Aumento de la calidad de vida de turistas y residentes.
  • Paso de segunda  a 1º residencia. 
También es importante destacar la concienciación sobre el desarrollo de una actividad turística sostenible y respetuosa con el medio ambiente, ya que resulta de vital importancia asegurar el uso y disfrute de cada zona para generaciones posteriores, debiéndose establecer unas premisas básicas de desarrollo, destacando el control de vertidos en ríos y mares, limpieza de las playas, control sobre el desarrollo urbanístico o el cuidado de las especies marinas, pasando por un control de la calidad de las aguas e instalaciones entre otras medidas responsables y solidarias con el medio natural, ya solamente existe uno y es tarea de todos cuidarlo.
 
 
¡Disfruta respetando!
 
Presentación: José Miguel Balcera Barrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario