El Rincón del Turista

El Rincón del Turista
José Miguel Balcera Barrero

jueves, 6 de agosto de 2015

OBJETIVOS EN LA EMPRESA TURÍSTICA

Los objetivos son las situaciones futuras deseadas por la empresa. Están subordinados a la misión que es el objetivo último que pretende alcanzar, recogiendo la misión los aspectos doctrinales y las causas finales de la empresa. Los objetivos son el aspecto práctico, traducido en la concreción de como alcanzar esos propósitos genéricos.

A continuación, efectuaremos una clasificación de los objetivos empresariales atendiendo a dos variables concretas, la naturaleza y el plazo.

Objetivos según su naturaleza
  • Económicos (costes, ventas, beneficios).
  • Técnicos (procesos de mejora en la prestación de servicios, calidad, innovación).
  • Sociales (aspectos que van más allá de propia empresa y que afectan a su entorno como el medio ambiente,patrocinios,etc.).
Objetivos según el plazo de ejecución
  • Corto Plazo (un año). Son más rigurosos y específicos que los de medio y largo plazo, siendo más concretos y medibles.
  • Medio Plazo (de 1 a 3 años).
  • Largo Plazo. (más de 3años). Formulados de manera flexible por el tiempo establecido para su ejecución, a veces son marcados con cierto nivel de precisión intencionada, en términos cualitativos.
Si nos ubicamos dentro de la organización jerárquica de una empres turística, podemos encontrar múltiples niveles de objetivos dependiendo de la unidad de la que fluyen.

Los objetivos generales se derivan del enunciado de la misión que persigue la empresa, traducidos a continuación en objetivos por departamentos y subdepartamentos hasta llegar a los objetivos que se le marcan a cada uno de los empleados,debiendo estar todos ellos fuertemente interrelacionados.

Así pues, ante tal diversidad de objetivos, de ha de precisar la compatibilidad y jerarquización entre los mimos, estructurando los mismos en subobjetivos.



Características de los objetivos
  • Pocos y ordenados. Atendiendo a su prioridad, se establecerá un orden de ejecución de los objetivos marcados, el cual garantizará el entendimiento de los mismos por parte del personal, sin necesidad de efectuar preguntas, consiguiéndose conocer qué objetivo hay que seleccionar cuando el tiempo o los recursos son limitados.
  • Realistas y verificables. La creación de expectativas posicionadas por encima de de lo que se puede lograr, garantiza el fracaso y la frustración de los empleados. La verificabilidad es una condición muy importante para facilitar el proceso de control, siendo la mejor forma de verificar los objetivos su cuantificación, pudiendo ser traducidos a números.
  • Claridad y comunicación. El conocimiento de los objetivos empresariales por parte de todo el personal de la empresa a todos los niveles se convierte en requisito indispensable para una correcta interpretación de los mismos a cómo contribuyen los objetivos particulares a los generales en la empresa.

Fuente:Universidad de Sevilla
Presentación: José Miguel Balcera Barrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario