El Rincón del Turista

El Rincón del Turista
José Miguel Balcera Barrero

viernes, 17 de julio de 2015

EL LENGUAJE CIENTÍFICO-TÉCNICO COMO ESTILO DE REDACCIÓN EN LA ELABORACIÓN DE INFORMES DE CONSULTORÍA

La redacción de informes de consultoría constituye un aspecto fundamental, ya que de su correcta redacción dependerá la imagen de profesionalidad de la empresa a la hora de expresar el resultado ante una petición por parte del cliente.
 
De los diversos estilos de redacción existentes, en consultoría debe de utilizarse un estilo muy concreto que recibe el nombre de lenguaje científico-técnico, el cual presenta una función eminentemente informativa, dado que su propósito principal se encuentra constituido por la descripción y por la transmisión de los elementos que componen una realidad determinada.
 
Como todo lenguaje, el científico-técnico se caracteriza por una serie de rasgos:
  • Objetividad. En el lenguaje que debemos utilizar en la consultoría, la información recibe un tratamiento imparcial y objetivo en el que debemos explicar y describir la realidad que tratamos en cada momento.
  • Precisión, rigurosidad y claridad. El lenguaje es, en el ámbito de la consultoría, uno de los instrumentos con que se cuenta para la definición, con exactitud, de las realidades que se estudian. Por ello, adquiere una especial relevancia el uso preciso, riguroso y claro del lenguaje en la definición y expresión de los ámbitos que se pretenden analizar.
  • Ilustración. En el desarrollo de nuestros informes, resulta de vital importancia la inclusión de fotografías, gráficos, etc. capaces de ilustrar la explicación de que la realidad se está aportando. No obstante, no debemos aportar únicamente la ilustración, sino que debemos acompañarla de un abreve explicación que otorgue al lector la interpretación que nosotros pretendemos que obtenga.
  • Coherencia lógica. Nos encontramos ante un factor que exige un especial cuidado en la expresión y en la organización de los elementos que configuran el texto, evitando interrupciones en el razonamiento, digresiones, contradicciones, imprecisiones o cualquier desorden que dificulte la claridad expositiva y la precisión y objetividad que resultan imprescindibles en el lenguaje que se debe utilizar en el ámbito de la consultoría.
Así pues, una vez estudiados los rasgos necesarios del lenguaje científico-técnico, es necesario exponer una serie de características que debe presentar para asegurarnos resultados exitosos para ambas partes, consultoría y cliente.
 
  • Frecuencia y diversidad de construcciones que expresan relaciones lógicas. Fundamentalmente nos referimos a frases complejas con una fuerte presencia de la subordinación.
  • Preferencia por expresiones impersonales que permitan ocultar el yo del autor para centrar la atención y el interés en el tema sobre el que se está hablando. Por ejemplo, se utilizan con frecuencia las oraciones pasivas (el estudio sobre la situación del entorno fue realizado por el propio equipo consultor), predominando también las oraciones impersonales con "se" (el estudio de la situación del entorno se realizó por el propio equipo consultor).
  • Ausencia de elementos expresivos, comentarios personales, dobles sentidos, diminutivos o epítetos.
  • Complejidad de los sintagmas que aparecen incrementados con numerosos complementos. este rasgo contrasta con la simplicidad que deben presentar los sintagmas verbales, que suelen ser cortos y se organizan en estructuras formales más sencillas de las que se emplean generalmente en la lengua cotidiana.
Presentación: José Miguel Balcera Barrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario