El Rincón del Turista

El Rincón del Turista
José Miguel Balcera Barrero

lunes, 8 de junio de 2015

NIEBLA, CULTURA E HISTORIA EN EL CONDADO DE HUELVA

Viajamos hasta Niebla, municipio perteneciente a la provincia de Huelva, ubicado a unos 30 kilómetros de la capital onubense y perteneciente a la comarca del condado.

Los orígenes de la ciudad de Niebla se remontan al Neolítico, época a la cual se asocia un taller de objetos de piedra y alguna cerámica cocida al fuego. 

Se dice que Niebla fue fundada por la Civilización Fenicia o Turdetana, que usaron "Ilipula" como nombre de la ciudad.
Aunque también se puede remontar el origen del municipio a los celtíberos o cartagineses, siendo en época de estos últimos una ciudad estratégica y fortificada con la construcción de un pequeño puerto para el comercio de metales.

 Fechas importantes

-Época romana: las tropas de Pulio Cornelio Escipión se apoderan de Niebla tras variaos intentos de asalto y la reconstruyen introduciendo su propia moneda, en la cual aparece el nombre de la ciudad.

-Época Visigoda: Niebla alcanza un alto prestigio religioso y militar, formando parte de las once sedes episcopales de la Bética, con un obispado que pudo extenderse en su límite meridional hasta la desembocadura del Guadalquivir Media Sidonia, Cádiz) y Cortesana en otro extremo.

-Época Musulmana: nos encontramos con el período histórico más representativo de Niebla que abarcó unos 540 años. Conocida como "Lebla AL-Hamra", es importante resaltar algunas fechas que marcaron su desarrollo como territorio.

-Año 713: el municipio es tomado por "Muza" y a su marcha el municipio se subleva hasta ser sometido de nuevo por Abril-Azis.

-Año 845 y 859: Niebla sufre importantes saqueos y asaltos por parte de los normandos y rebeliones de antiguos habitantes.

-Año 1019: el territorio es dominado por "Yahsopi", convirtiéndose en rey taifa independiente (dinastía de los Beni-Yahya.

-Año 1051: Niebla es absorbida por el reino de Sevilla, dejando de ser independiente, después de enfrentamientos por el dominio de Al-Garb. En los períodos de paz, Lebla y Sevilla corrieron parejas en el florecimiento de las artes, la agricultura y la cerámica. En estos años nacen, San Walabonso y su hermana María (mártires y patronos de Niebla).

-Año 1091: los almorávides  dominan todo Al-andalus y Lebla deja de depender del reino de Sevilla. La ciudad alcanza un alto grado de desarrollo, en el que, gracias a la tolerancia islámica, se mantiene un buen grupo de cristianos que conservan su fe y sus costumbres y las iglesias con sus obispos y cultos. La ciudad florece y llega a tener 40.000 habitantes.

-En 1145, con la llegada de los almohades, se inicia un nuevo período y en 1154 "Abu Zarcaya-Ben-Yumar", enviado por el emir almohade a pacificar Al-Garb, toma Lebla por asalto,sembraqndo muerte y esclavitud en el teritorio. 

-Con la batalla de las Navas de Tolosa en 1212, el poder de los almohades decae. El último rey independiente de Lebla, "Aben Mahfot", se proclama rey del Algarve y fija su residencia en Lebla haciéndola capital de su reino y acuñando monedas con su nombre.

-En 1262 Niebla es tomada por el rey Alfonso X el Sabio. El asedio no es fácil por la importancia de las defensas de la ciudad. En el asedio estuvo el mismo Rey en persona, que concede a Niebla fuero real como a Sevilla, al ser la primera ciudad que conquista. 
  
Por algunos años, Niebla es Villa Realenga, hasta que Alfonso X el Sabio la dona con su territorio a su hija Doña Beatriz. Muerta ésta, Don Pedro I el Cruel da el territorio a su hijo D. Fernando y, a la muerte de Don Pedro, a manos de su hermano Don Enrique de Trastamara (Enrique II). 

Don Enrique, en recompensa por los servicios prestados por Juan Alonso Pérez de Guzmán, descendiente de Guzmán el Bueno, tercer señor de Sanlúcar, y como dote a su esposa doña Juana, sobrina del rey, les entrega la Villa de Niebla con sus tierras y aldeas (1369). 
 
-En 1445, la casa condal de los Guzmanes se une a la ducal de Medina Sidonia en la persona de "Juan de Guzmán", tercer conde de Niebla.

-En 1.508, reinando Fernando el Católico, Niebla es saqueada por las tropas del aférez Mercado. Este saqueo marca el inicio de su definitivo ocaso histórico.

-Los siglos XVII y XVIII fueron años de epidemias y presión fiscal, las guerras de Portugal unido al terremoto de Lisboa en 1755 que destruyó para de la infraestructura de la ciudad.

-Posteriormente, entre 1810 y 1812, con la invasión napoleónica, el castillo sirve de alojamiento a las tropas del mariscal francés Soult, lo que aumenta grandemente el deterioro del edificio. 

-En 1833, Niebla se halla en una situación tan precaria que no está en condiciones de optar a ser capital de la nueva provincia que se iba a formar, frente a otros núcleos emergentes como Moguer, Ayamonte o Huelva. Tras ser una pujante ciudad durante la Antigüedad hasta la Edad Media, Niebla queda convertida en un sencillo núcleo rural hasta la actualidad.

 -En 1891, desaparecen las parroquias de San Miguel, San Lorenzo y Santiago, las casas municipales, el convento de los dominicos, y todas las antiguas casas solariegas debido a las expropiaciones de bienes de la Iglesia con motivos de las diferentes desamortizaciones que se produjeron a finales del siglo XIX.

-El 18 de octubre de 1921, por un real decreto de Alfonso XIII, Niebla recibe el título de Ciudad como reconocimiento a su importancia histórica. 

-Ha sido declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1982 y sus edificios más emblemáticos, el Castillo de los Guzmán, las iglesias de San Martín y Nuestra Señora de la Granada, son, desde 1991, Monumentos de Interés Cultural.

Propuesta de ruta monumental 

Puerta del Socorro
 
Es la puerta por donde se dice que hizo su entrada Alfonso X el Sabio al tomar la fortaleza de Niebla en el año 1262.
Dentro del torreón que alberga la puerta, se puede encontrar una pintura al fresco que representa a la Virgen del Socorro, de la cual recibe el nombre.

Recinto amurallado

Nos encontramos con el recinto fortificado es el más completo e importante de los que se conservan en España, declarado Bien de Interés Cultural.

Destruido y reedificado varias veces, especialmente durante la época musulmana, casi la totalidad de la obra que se conserva en la actualidad data del dominio almorávide, hacia 1330. 

El último rey de Niebla, Aben-Mahfot, antes de la venida de las tropas cristianas sobre Niebla y como medida de precaución, volvió a edificar el recinto por completo, dejándole las cinco puertas que, actualmente, tiene la muralla.

Las murallas y torreones tienen una altura máxima de 16 metros y su perímetro aproximado es de 2 Kms. de longitud, en el que se reparten 48 torres cuadradas y 5 rectangulares, que albergan las diferentes puertas: de Sevilla, del Socorro, del Agua, del Buey y del Embarcadero; por último, cuenta con dos torres octogonales en el frente de levante.
Vestigios de San Martín (antigua mezquita)

Considerada mezquita menor, fue concedida a los judíos de Niebla por Alfonso X como sinagoga en la cual después edificaron los cristianos la Iglesia de San Martín. 

El ábside ha sido la parte que actualmente se conserva, de estilo gótico-mudéjar, con planta dedacagonal, junto a la portada, ubicada  a los pies del templo, conservada hasta 1921 en su totalidad.

Iglesia de Santa María de la Granada (BIC)

Los orígenes de esta construcción son de época romana, ya que se aprecian columnas de dicho estilo.

Nos encontramos ante una construcción con influencia de diferentes estilos arquitectónicos, predominando el árabe con una mezquita y una iglesia del estilo gótico-mudéjar.
La influencia islámica se deja ver en elementos que se conservan originales de la época (siglos X y XI), en la cual el templo era considerado mezquita mayor, ubicada un uno de los barrios en los que Niebla estaba dividida en la época.

Con el paso de los años, la mezquita se va cristianizando y a comienzos del siglo XIV es derribada construyéndose tres naves de estilo mudéjar con artesonado en sus cubiertas, completado con un presbiterio de estilo gótico con bóvedas ojivales estrelladas.
 
Alcázar o Castillo de los Guzmanes (BIC)

En el interior del recinto amurallado encontramos el famoso Castillo de Niebla, el cual es de origen romano, aunque ha sufrido numerosas modificaciones estableciéndose así una fusión de estilos arquitectónicos que marcan el contaste entre diferentes culturas, destacando la visigoda, la árabe y la cristiana.

El Castillo fue hogar del decurión romano, de cuya época quedan algunos arcos en los fosos y cárceles bajo los muros con los típicos sillares romanos  en forma de túneles.

La influencia visigoda se hizo notar más tarde, convirtiéndose el castillo en sede de los jefes militares visigodos, después de las oportunas reformas en su estructura.

La dominación árabe supone el inicio del alcázar de Niebla, el cual es remodelado arquitectónicamente con yeserías, inscripciones cerámicas y azulejos de colores, típicos del arte islámico.

Es importante destacar que durante esa época se construye una magnífica noria para el riego de los jardines, así como fuentes adornadas de preciosos mosaicos. Más tarde, habitaron en él las dinastías independientes de los Beni-Yahya y los Beni-Mahfot.

Tras la cerca y toma de la villa por Alfonso X, en 1262, Niebla comenzó un período de continuas sucesiones de propiedad, pasándose desde una gestión con predominio del realengo hasta otra se señorialización desde el año 1368, dejando de ser elegida como residencia poco después por parte de los señores.

La fortaleza ha sufrido grandes daños y saqueos durante la historia, destacando los daños acaecidos por el terremoto de 1755, el cual afectó a la torre del homenaje, unido a la destrucción del edificio por parte de los franceses en la era napoleónica sobre el año 1812. 

A partir de ahí se levantaron numerosas viviendas con sus muros, las cuales fueron sien do desalojadas como consecuencia de las restauraciones que el castillo viviría hasta la actualidad.

Fuente: Turismo Niebla, Consejería de Turismo y  Comercio
Presentación: José Miguel Balcera Barrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario